Noticias

Diez profesiones de ciencia ficción que serán reales

Si contemplamos el mundo desde la perspectiva del cambio tecnológico y de su impacto sobre el empleo, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que hoy el mundo gira a más velocidad que nunca. Y ese proceso de cambio acelerado afecta al ámbito laboral. Si hacemos un poco de prospectiva, se puede entender enseguida que muchos tipos de trabajo van a desaparecer a causa de la aplicación de la informática y la robótica, pero también que el progreso de la ciencia y la tecnología va a crear nuevas necesidades en lo que se refiere a cualificaciones profesionales.Vamos a tratar de describir cuáles pueden ser esas nuevas profesiones que aparecerán en un futuro inmediato, pongamos durante el próximo decenio, así como en un horizonte temporal un poco más lejano, digamos que hacia 2025.

Empecemos por el futuro inmediato:

1. Agricultor urbano

Dentro de poco, podemos quedarnos sin tierra cultivable suficiente para atender las necesidades alimenticias de una población mundial creciente y que, además, necesita espacios físicos en los que vivir y desarrollar sus actividades cotidianas. Incluso si esto no llega a suceder, los costes de transporte pueden obligarnos a tener que cultivar lo más cerca posible de los consumidores, los cuales viven mayoritariamente en las ciudades. De hecho, una de las características del aún joven siglo XXI es que hay más personas que viven en el medio urbano que las que lo hacen en el medio rural. Esta es la primera vez en la historia que se produce esta situación. De aquí deriva la idea de las granjas urbanas, un concepto que se desarrolla ya en grandes megalópolis como Nueva York o Tokio y que supone utilizar los tejados o las zonas subterráneas para establecer cultivos, utilizando tecnologías hidropónicas avanzadas. Los agricultores urbanos tendrá futuro y una clientela segura.

2. Arquitecto de realidad virtual o alternativa

La generalización del uso de complementos inteligentes, como las gafas de Google, está prácticamente a la vuelta de la esquina. La realidad virtual empezará a formar parte de nuestras vidas y necesitaremos arquitectos, o desarrolladores, que construyan esas realidades alternativas que nos hagan ver la vida de una forma distinta y mejor.

3. Programador de personalidades

Se espera que el desarrollo de la inteligencia artificial lleve a cabo grandes progresos en el futuro inmediato. Los robots serán capaces de hablar, pero querremos personalizaros un poco. Los programadores deberán imaginar voces y expresiones diferentes y personalidades a medida para facilitar el diálogo entre el hombre y la máquina.

4. Agente de donación de órganos

También cabe esperar que la cirugía registre grandes avances y, con ellos, que el trasplante de órganos se convierta en algo mucho más común que ahora, siempre y cuando se encuentren donantes que tengan un buen estado de salud. Ese será el papel de los agentes encargados de buscar voluntarios.

5. Piloto de drones

Este puesto ya existe y experimentará un crecimiento más allá de su controvertida utilización bélica. Amazon, por ejemplo, ya tiene planes para desarrollar toda una flota de drones con los que transportar y entregar en la dirección que el cliente elija las compras que realice a través de su página, en vez de emplear los servicios tradicionales de correos o de empresas de mensajerías. Lo mismo sucede con otras empresas que necesiten contar con servicios de reparto, como las compañías de telecomida. Y cada uno de estos drones necesitará un piloto.

Por lo que se refiere a las profesiones que surgirán a partir de 2025, estas son:

6. Controlador de drones
Es algo así como los controladores aéreos, o los controladores de flotas, pero aplicado a los drones. Se espera que, a partir de 2025, la tecnología relacionada con los drones será tan eficiente que no será necesario que una persona los pilote. En cambio, si será preciso contar con alguien que gestione las flotas de drones y las diferentes tareas que podrán llevar a cabo estos aparatos.

7. Minero de vertederos

Los recursos del planeta son finitos, con lo que podríamos vernos obligados a tener que recuperar los metales y otros materiales que hoy tiramos a la basura. Quien se encargue de esta tarea no tendrá que cavar ni rebuscar por sí mismo, como si fuera un pobre de una favela brasileña o un paria de la India. Lo más probable es que cuente con la ayuda de un dron detector de metales.

8. Coordinador meteorológico

De aquí a unos decenios, el trabajo de hombre del tiempo va a pasar a la historia. ¿Por qué? Porque en el futuro podremos influir en el clima y modificarlo a voluntad. El coordinador meteorológico será el encargado de desencadenar la lluvia cuándo y dónde se desee: sobre los cultivos, sobre los pantanos o sobre las ciudades para limpiarlas de contaminación.

9. Fabricante de órganos

A partir de 2025 tendremos la capacidad de crear órganos de la nada y satisfacer las necesidades crecientes para trasplantes. La tarea de los fabricantes de órganos será crear ojos, orejas o corazones, como si estuviéramos en el mundo de la película Blade Runner, totalmente nuevos en entornos estériles.

10. Operador de memoria

¿Por qué gastarse el dinero en ir a Disneylandia si se pueden implantar los recuerdos del viaje en el cerebro? Ya hemos visto algo parecido en la película Desafío total, pero ahora ya no se trata de ciencia ficción, sino de realidad posible. La manipulación de la memoria abre un campo infinito de posibilidades. Esto nos permitirá tener la sensación de haber vivido mil vidas distintas y mucho más apasionantes que la realidad.

Fuente: http://www.periodistadigital.com/

Queremos leerte, deja tu comentario